Recomiendo Cultura

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

Ashia, la niña somalí

Ashia

Victoria M. Ballesteros / @victoriambc

Yo, mujer, si hubiese nacido en Somalia no estaría aquí escribiendo esto para vosotros. Quizá estaría intentando escapar de la miseria, con mis hijos –muchos, probablemente- concebidos con un hombre que podría ser mi abuelo, al que me “vendieron” en matrimonio. O quizá no hubiera llegado hasta mis 31 años porque con 8, 9 o 10 me habrían practicado la ablación y la infibulación (coser los labios de la vulva) y me habría quedado en el intento de tal atrocidad. Quizá hubiese sobrevivido y, en mi huída hacia un campo de refugiados, unos desalmados me habrían violado y golpeado; me acusarían de haberme insinuado y mi muerte sería peor, si cabe… A pedradas, lapidada, por furcia. Quizá la suerte me hubiese sonreído y mi adiós a este cruel escenario de la vida sería más dulce: un par de disparos de los milicianos de Al-Shabab… Quizá nada de esto sucedería y “solo” tendría que luchar contra la desnutrición y una escasa sanidad. O tal vez no llegaría tan lejos, porque según advierte Amnistía Internacional, AI, uno de cada cinco niños somalíes muere antes de cumplir cinco años.

Yo, mujer, solo especulo sobre lo que es el día a día de otras. Una realidad que Neo Coslado, autor de la novela “Ashia, la niña somalí”, se ha encargado de trasladarnos. Lo hace sin ensañarse, con elegancia, con sutileza, sin caer en el amarillismo, con ligereza, con claridad.

Como él mismo relata, “esta obra nació de forma espontánea”. “Preparando un contenido para un espacio literario que conduzco en una emisora de radio; en concreto, documentándome para una entrevista a Pilar Rahola sobre su novela ‘La república islámica de España’, me topé con la historia de Asha”, una niña que murió lapidada en 2008, después de un interminable camino de injusticias.

Coslado nos lleva en volandas por esa vereda de la desesperación, del horror, de la tragedia. Pero también nos abre una ventana a la esperanza a través del paseo de algunos personajes. Un soplo de aire fresco en medio de ese desierto; del infierno femenino somalí. “Vemos el sufrimiento de las mujeres y de las niñas en este país, a través de la protagonista y de su amiga. Vemos su papel nulo en la sociedad y las vejaciones a las que son sometidas. Pero también hay luz, la que traen la abuela de la protagonista y su mejor amiga”, apunta el autor.

LAS PALABRAS DE ELLAS

Ashia es uno de los muchos casos de atropellos salvajes contra las mujeres en Somalia, pero no todos se plasman en una novela. Algunos ni siquiera llegan a conocerse porque sus protagonistas no los cuentan por vergüenza, por miedo.

Ya lo decía Ramón Lobo en un artículo del año 2007 en el diario El País: “La muerte lenta tiene nombre de mujer en Somalia”

Además del eje central de la novela, hay muchos testimonios que lo certifican. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, nos traslada la historia de una mujer de 39 años, embarazada de su octavo hijo, que en 2008 huyó de los combates en la capital somalí, Mogadiscio, y se refugió en el asentamiento de Bariga Bosasso. Allí, dos hombres la asaltaron y abusaron de ella. La protagonista cuenta que la golpearon con saña, le rompieron las muñecas y la violaron varias veces sin importarles que estuviera embarazada.

En agosto de 2011, la representante especial de la ONU sobre violencia sexual en conflictos alertaba sobre los reportes de este tipo de atropellos durante el éxodo de las mujeres somalíes hacia Kenya para huir del hambre.


 Margot Wallström señalaba que el conflicto bélico, la sequía y el desplazamiento hacían a las mujeres y niñas más vulnerables a la violencia sexual.

 “Durante el largo y peligroso viaje de Somalia a los campamentos kenianos, mujeres y niñas son víctimas de ataques que incluyen violaciones por parte de militantes armados y bandidos”. afirmaba.

Otro caso es el de Eva, una mujer etíope, a la que violaron cuatro hombres en Somalilandia, y que trata de rehacer su vida con la ayuda de una consejera.

Unicef nos traslada la experiencia de otra mujer que resultó desplazada en 1992 y nuevamente en 2011 debido a la hambruna en el sur de Somalia. En el campamento Tarabunka, donde vivía en 2012, un hombre irrumpió en el albergue donde residía y violó a su hija.

El 10 de enero de 2013, el periodista freelance Abdiaziz Abdnur Ibrahim fue detenido por investigar una presunta violación a una mujer a manos de fuerzas gubernamentales, según informaba Amnistía Internacional. Finalmente, el Tribunal Supremo ordenaba su puesta en libertad el pasado 17 de marzo.

EL HORROR DE LA GUERRA

Ashia, la niña somalí” también nos habla de las terribles consecuencias de la guerra. Nos muestra la cara de Al-Shabab, la milicia que aterroriza al pueblo. “Los guerreros de Al Shabab son la Ley. Allí manda el corrupto, el que apunta con armas, el que desvía la ayuda humanitaria, el pirata… Allí no saben el significado de la palabra libertad, algo tan importante”, afirma el autor de la novela.

En este sentido, la directora adjunta del Programa Regional para África de AI, Michelle Kagari, señalaba en 2011 que “Somalia no es solo una crisis humanitaria: es una crisis de Derechos Humanos y una crisis de la infancia“. “Si eres niño o niña en Somalia, la muerte puede llegar en cualquier momento: pueden matarte, reclutarte y enviarte al frente; Al Shabab puede castigarte por oír música o llevar ropa ‘que no deberías llevar‘, pueden obligarte a valerte por ti mismo porque has perdido a tus padres o puedes incluso morir porque no tienes acceso a atención médica adecuada“, denunciaba.

Según esta misma organización, los crímenes de guerra afectan a niños menores de 15 años a quienes los grupos islamistas armados reclutan sistemáticamente como soldados. Algunas niñas son obligadas a contraer matrimonio con combatientes. Los menores han sido víctimas de flagelaciones y han presenciado otros abusos terribles contra los derechos humanos, como lapidaciones, amputaciones y homicidios realizados en público por grupos islamistas armados. También han visto morir o torturar a amigos y familiares, sufriendo las consecuencias traumáticas derivadas de estas vivencias.

En el informe anual de 2012, AI, apuntaba que en mayo de 2011, 1.590 personas recibieron tratamiento por lesiones relacionadas con armas de fuego en tres hospitales de Mogadiscio, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). De ellas, 735 eran niños y niñas menores de cinco años que habían sufrido quemaduras, heridas en el pecho y hemorragias internas causadas por ondas expansivas, metralla o balas.

El informe prosigue indicando que Al Shabaab ha seguido reclutando por la fuerza a niños, algunos de tan sólo ocho años, antes de las operaciones militares y en el curso de ellas. Muchos, enviados a primera línea. También reclutaba a niñas para que cocinaran y limpiaran o para obligarlas a casarse con integrantes de sus fuerzas. Destaca las torturas y los homicidios ilegítimos cometidos por facciones de Al Shabaab contra personas a las que acusaban de espiar o de no ajustarse a su interpretación de la ley islámica.

Y es que son más de 20 años de conflicto armado, con más de un millón de refugiados somalíes en el Este y el Cuerno de África y unos 1,36 millones de desplazados internos en Somalia, según ACNUR, que asegura, el país sigue en el epicentro de una de las peores crisis humanitarias a las que se haya enfrentado. Neo Coslado donará el 3% de los beneficios de la novela a esta causa.

A todo esto hay que sumar la hambruna y la escasez de recursos sanitarios en el país, recordada el pasado jueves 2 de mayo en un artículo del periódico El Mundo.

Yo, mujer, os invito a leer “Ashia, la niña somalí”. Asomaos por un rato a ese cruel trozo de tierra en el que habitar para saber, para entender, para pensar, para valorar, para aprender, para que os sintáis afortunados de haber nacido a este lado, como yo.

Se puede adquirir por internet en La Casa del Libro o en FNAC .

Anuncios

3 comentarios el “Ashia, la niña somalí

  1. laura
    7 mayo, 2013

    Gracias por la recomendación! Tengo muchas ganas de leer el libro!

    • recomiendocultura
      7 mayo, 2013

      Es un gran libro que nos abre los ojos ante la cruda realidad de Somalia. Gracias por seguirnos!

  2. Pingback: "Ashia, la niña somalí", una terrible historia real

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

En marcha y sin pausa

"El mundo es un rompecabezas cuyas piezas cada uno de nosotros arma de diferente manera." David Viscott

Universo Abierto

Blog de la biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

Condensador de Fluzo

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

Plásticos y Decibelios

Noticias musica, radio online y las mejores canciones, por Julián Ruíz

Periodistas de cine

Un blog llenito de spoilers para todos aquellos a los que les gusta leer el cine además de verlo.

Vengo a hablar de mi tele

Hablando se entiende la tele

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

nomechillesquenoteleo

blog de creatividad audiovisual

A %d blogueros les gusta esto: