Recomiendo Cultura

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

Niebla, Unamuno

unamuno1

Victoria M. Ballesteros/ @victoriambc

Cuando una se dispone a escribir unas líneas para este blog, la cosa se complica bastante si tiene en mente hacerlo sobre un icono de la cultura de este país. En cuanto pienso en Miguel de Unamuno me tiemblan las ideas; a lo mejor es que me invade el existencialismo. Lo haré de todos modos. Quiero compartir “Niebla” (escrita en 1907 y publicada en 1914), una de las obras cumbres de la Generación del 98 y exponente del pesimismo que invadía a los autores de la época.

Cuando leí esta novela (nivola, en lenguaje unaminiano) me quedé perpleja. Era poco más que una adolescente y no había tenido en mis manos algo igual nunca. Con las relecturas he descubierto cosas increíbles dentro de estas páginas.

Niebla” es la ruptura con el realismo, es originalidad, es Unamuno en estado puro. Es una lectura amena y rica, plagada de maravillosas descripciones, monólogos y diálogos, mirando hacia dentro. De ahí surgen muchas preguntas sobre el sentido de la vida, la muerte o el amor.

El autor decía que en su obrano pasa nada”, sino que es un relato sobre un personaje: Augusto Pérez, un joven rico licenciado en Derecho que se enamora de una guapa joven pianista, Eugenia Domingo del Arco. La trama de amor y de chaladura dará rienda suelta a multitud de reflexiones, ligadas a la fantasía. Son elucubraciones filosóficas llenas de confusión, malestar, soledad, tristeza. . . Niebla. Y Niebla es, sobre todo, la duda existencial que surge en el protagonista tras el rechazo de su amada. Entonces llega el momento de preguntarse si vale la pena seguir el camino o lo correcto es abandonarlo. En la maraña de pensamientos de Augusto influye poderosamente el propio Unamuno, un personaje más. La entrevista de ambos es memorable:

Unamuno: Pues bien, la verdad, querido Augusto, que no puedes matarte porque no estás vivo, ni tampoco muerto, porque no existes.

Augusto: ¿Cómo que no existo?

Unamuno: No, no existes más que como ente de ficción; no eres, pobre Augusto, más que un producto de mi fantasía.

Augusto: Mire usted bien, don Miguel… no sea que esté usted equivocado y que sea usted y no yo el personaje de ficción, el que no existe en realidad.

Unamuno: Tú no existes más que en mi fantasía, te lo repito, y como no debes ni puedes hacer sino lo que a mi me dé la gana, y como no me da la real gana de que te suicides, no te suicidarás. ¡Lo dicho!

Augusto: Eso de que no me da la real gana, Sr. Unamuno, es muy español, pero muy feo. Un novelista, un dramaturgo, no pueden hacer en absoluto lo que se les antoje de un personaje.

Unamuno: ¡Bueno! ¡Basta! ¡Basta! (exclamó dando un puñetazo en la camilla). ¡Cállate! ¡No quiero oír más impertinencias! … Y como ya me tienes harto y además no sé ya que hacer de ti, decido ahora mismo no ya que te suicides, sino matarte yo. ¡Vas a morir, pues, pero pronto! ¡Muy pronto!

Augusto: ¿Cómo? (exclamó sobresaltado) ¿Qué me va usted a dejar morir, a hacerme morir, a matarme?

Unamuno: Sí, ¡voy a hacer que mueres!

Augusto: ¡Ah, eso nunca! ¡Nunca! ¡Nunca! (gritó)

Unamuno: ¡Ah! (dijo mirándole con lástima y rabia) ¿Conque ibas a quitarte la vida y te resistes a que te la quite yo?

Augusto: Es que yo quiero vivir, don Miguel, quiero vivir, quiero vivir…..

Unamuno: No puede ser, no puede ser

Augusto: Quiero vivir, vivir… y ser yo, yo, yo.

Unamuno: Pero si tú no eres sino lo que yo quiera…

Augusto: ¡Quiero ser yo, ser yo! ¡Quiero vivir! (le lloraba la voz)

Es en estas líneas cuando Unamuno se convierte en creador, Dios, y el protagonista en un fruto de su creación. Por tanto, puede decidir sobre su final. ¿Cuánto preocupaba al autor qué o quién marca el momento de la muerte? “Niebla” es reflejo de que ese pensamiento invadía y, quizá, perturbaba su día a día. En este diálogo es, por fin, inmortal.

En la introducción del libro para la edición de Mario J. Valdés en Cátedra, decía Vázquez Díaz que “la realidad supuesta de Niebla es la de un caso patológico en busca de su ser a través del diálogo. (…) El autor construye su obra sobre la realidad actual de cada lector. Es decir, la realidad de Niebla no es la de un mundo pretérito o de un hombre distante. La realidad es el sentimietno de ser que cada lector tiene al leer la obra”.

Después de 33 capítulos, un rico prólogo y un epílogo nos surgirán algunas dudas existenciales. Además, podremos pensar en otras debilidades del ser humano, como su incapacidad ante algunos problemas. Veremos cómo se aborda la igualdad de la mujer y se disipa la línea entre la realidad y la ficción. Pasará por allí Don Quijote (ídolo de Unamuno), no sólo de forma evidente: habrá que buscarlo en aquello que no lo es tanto. Y recordaremos a Platón. Leeremos muchas paradojas, juegos de palabras con términos inicialmente excluyentes que Unamuno mezcla sin igual: “No hay nada más malicioso que la inocencia, o bien, más inocente que la malicia“, escribía. Mucho material para reflexionar. Augusto lo hacía con Orfeo, su perro. Yo no tengo perro, ni mascota alguna.

la foto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 septiembre, 2013 por en Libros y etiquetada con , , , , , , , , , , , , .
En marcha y sin pausa

"El mundo es un rompecabezas cuyas piezas cada uno de nosotros arma de diferente manera." David Viscott

Universo Abierto

Blog de la biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

condensador de fluzo

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

Plásticos y Decibelios

Noticias musica, radio online y las mejores canciones, por Julián Ruíz

Periodistas de cine

Un blog llenito de spoilers para todos aquellos a los que les gusta leer el cine además de verlo.

Vengo a hablar de mi tele

Hablando se entiende la tele

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

nomechillesquenoteleo

blog de creatividad audiovisual

A %d blogueros les gusta esto: