Recomiendo Cultura

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

El Príncipe Feliz

la_baldufa_princep_principe_prince_photo_a_1

Victoria M. Ballesteros/@victoriambc

Hoy os voy a hablar de un montaje teatral infantil de la compañía La Baldufa: El Príncipe Feliz. Se trata de la adaptación del cuento de Oscar Wilde que la compañía ha filtrado por el imaginario conceptual que la caracteriza y que con la dirección de Jorge Picó no dejará indiferente a nadie.

El Príncipe Feliz es la historia de una majestuosa estatua que domina una ciudad. Ésta había sido un príncipe con una vida fácil y lujosa, completamente despreocupado de lo que pasaba más allá de los muros de su castillo. Ahora está atado a esa escultura inmóvil y suntuosa, bañada en oro y con piedras preciosas. Pero ahora ya no es feliz. Desde su privilegiada colina puede observar la miseria de los habitantes de la ciudad; la pobreza que antes desconocía se convierte ahora en su dolor, y cada noche llora de impotencia por no poder ayudarlos.

Un día, una golondrina que pasa por la ciudad camino a África, se refugia a los pies de la estatua para pasar la noche. Cuando ve la tristeza de ésta se compadece y accede a ayudarla, aunque sabe que no tiene mucho tiempo, el invierno ya está aquí y ella tiene que emigrar a tierras más cálidas donde sus compañeras la esperan.

La golondrina, guiada por el príncipe, va arrancando todos los materiales preciosos que lo cubren para llevarlos a las personas que lo necesitan.

La historia trabaja sobre la solidaridad, el amor, la justicia, la dignidad humana y el valor de las persona más allá de consideraciones materiales o físicas.

Oscar Wilde publicó por primera vez  El príncipe feliz  junto a otros cuatro cuentos en 1888. Se engloba en el realismo del siglo XIX, que se caracterizó por volcar su atención hacia la realidad cotidiana, dada la difícil situación social que se vivía en Europa en ese momento. Como consecuencia de la revolución industrial, las grandes empresas conocieron una prosperidad sin precedentes. Las actividades comerciales se multiplicaron, pero también aumentaron  las diferencias sociales y económicas. Los artistas del realismo consideraban que el ser humano era producto de su ambiente social. La nobleza vivía en sus palacios rodeados de lujo  y riquezas mientras  el pueblo sufría hambre y frío. Wilde muestra con crudeza la marginación y la injusticia social en que estaba sumido el pueblo trabajador. Su relato es duro, pero tremendamente evocador e impregnado por términos como la generosidad, la amistad y el amor.

Podéis leerlo aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 septiembre, 2014 por en Libros, Otras artes y etiquetada con , , , , , , .
En marcha y sin pausa

"El mundo es un rompecabezas cuyas piezas cada uno de nosotros arma de diferente manera." David Viscott

Universo Abierto

Blog de la biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

condensador de fluzo

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

Plásticos y Decibelios

Noticias musica, radio online y las mejores canciones, por Julián Ruíz

Periodistas de cine

Un blog llenito de spoilers para todos aquellos a los que les gusta leer el cine además de verlo.

Vengo a hablar de mi tele

Hablando se entiende la tele

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

nomechillesquenoteleo

blog de creatividad audiovisual

A %d blogueros les gusta esto: