Recomiendo Cultura

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

La torre elevada. Al-Qaeda y los orígenes del 11-S

La torre elevada

Judith Muñoz Macho / @opinionadas

El libro del que hoy os hablo es un magnífico trabajo de investigación realizado por el periodista Lawrence Wright durante cinco años. Un trabajo que fue reconocido con el Premio Pulitzer general de no-ficción en el año 2007.

 La torre elevada da a conocer al lector los orígenes de Al-Qaeda, cómo se gestó el atentado del 11-S y narra el trabajo de la CIA y el FBI, centrándose en personas claves tanto del lado islámico como del lado estadounidense.

Una lectura muy reveladora que se convierte en adictiva porque no hay nada más adictivo que el conocimiento y en La torre elevada, Lawrence Wright se ha encargado de aportar datos, citas, y multitud de fuentes que hacen de este libro un tesoro literario y un trabajo periodístico profundo y muy aplaudido.

Es sumamente interesante conocer los orígenes de Bin Laden, un millonario saudí cuyo progenitor creó una de las empresas más gigantescas del mundo, Binladin Group, dedicada principalmente a la construcción. La Gran Mezquita de La Meca (Arabia Saudí), por ejemplo, fue remodelada por el Saudi Binladin Group, el contrato de construcción más prestigioso que se podía obtener en el reino en los años 50 y que duró más de veinte años. Además, el grupo fue quien construyó casi todas las carreteras del reino Saudí.

Osama Bin Laden nació, pues, en el seno de una familia poderosa de Arabia Saudí. Su madre, Alia, era la cuarta esposa de Muhammad bin Laden y de su unión nació Osama. El matrimonió se disolvió cuando Osama tenía cuatro o cinco años, tal y como narra Lawrence Wright, quien califica el divorció como una suerte para Alia ya que Muhammad no dejaba de casarse con muchachas adolescentes y al tiempo se divorciaba. De hecho es imposible determinar el número total de esposas que tuvo, lo que sí se sabe es que Muhammad bin Laden, el padre de Osama, engendró oficialmente a 54 hijos con 22 mujeres. Osama fue uno de ellos.

La torre elevada está llena de curiosidades y episodios históricos que explican el surgimiento del sentimiento de inferioridad de muchos islamistas, como fue el caso de Sayyid Qutb, quien con sus escritos, en los años 50, ya comenzó a plantar el sentir revolucionario en contra de Estados Unidos.

Este odio hacia EEUU, Osama Bin Laden lo convirtió en un trabajo. Los miembros de Al-Qaeda llegaron a cobrar un salario de 2.400 dólares, tenían permisos de vacaciones y un plan de asistencia médica. Aunque todo esto se acabó cuando Arabia Saudí renegó de Osama, le prohibió la entrada al país y su propia familia le retiró los fondos económicos. En ese momento solo quedaron a su lado los seguidores más fieles, que fueron pocos, los demás desaparecieron.

Hay mucha información sobre los orígenes y creación de Al-Qaeda, la unión del saudí con los egipcios, sus primeros y torpes atentados, su idea principal de “instaurar el gobierno de Dios en la Tierra” y su odio loco hacia Norteamérica, a quien veía como el centro del poder cristiano. Para Osama solo podía existir una religión, el islam, la cual modelo e interpretó el Corán a su antojo. Por lo tanto, la guerra contra EEUU fue religiosa y se cobró más de 3.000 vidas de alrededor de sesenta nacionalidades diferentes. Tras los atentados, algunos de los que prestaron su apoyo a Osama lamentaron su último acto terrorista y mostraron públicamente su queja de que Osama había convertido la religión islámica en sinónimo de terrorismo.

Otra parte muy reveladora del libro es la que trata sobre la CIA y el FBI, sobré cómo distintas barreras legales creadas por los propios estamentos estadounidenses, impedían el intercambio de información entre oficinas. Como por ejemplo que la CIA conocía la existencia de dos terroristas de Al-Qaeda en suelo norteamericano desde hacía unos años, quienes de hecho fueron dos de los secuestradores de los aviones protagonistas del 11-S, pero que no informaron al FBI por una inexplicable orden de no compartir información. Lawrence Wright ahonda en este tema, narra sucesos concretos y nombra a personas de ambos departamentos que han querido hablar sobre cómo trabajaba tanto el FBI como la CIA en esa época.

La torre elevada es sin duda una gran novela de no-ficción, en la que nadie sale bien parado, no hay favoritismos, los hechos son explicados de la manera más objetiva posible y tras su lectura el lector será un poquito más sabio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25 noviembre, 2014 por en Libros y etiquetada con , , , , , , , , , .
En marcha y sin pausa

"El mundo es un rompecabezas cuyas piezas cada uno de nosotros arma de diferente manera." David Viscott

Universo Abierto

Blog de la biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

el condensador de fluzo

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

Plásticos y Decibelios

Noticias musica, radio online y las mejores canciones, por Julián Ruíz

Periodistas de cine

Un blog llenito de spoilers para todos aquellos a los que les gusta leer el cine además de verlo.

Vengo a hablar de mi tele

Hablando se entiende la tele

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

nomechillesquenoteleo

blog de creatividad audiovisual

A %d blogueros les gusta esto: