Recomiendo Cultura

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

Whiplash, los 100 minutos de metraje más intensos

tn_gnp_et_1011_whiplash

Judith Muñoz Macho / @opinionadas

Este título, un drama con ritmos de jazz, a pesar de haberse llevado 3 premios en la última edición de los Oscar (Mejor actor de reparto – J.K.Simmons; Mejor sonido y Mejor montaje), no ha llegado al público de forma masiva. Las buenas películas consideradas independientes suelen sufrir de la misma dolencia.

¿Qué tiene Whiplash para hablar hoy aquí de ella? A parte de los reconocimientos, claro. Tensión, interpretaciones portentosas, sangre y muy buen ritmo.

Su director, Damien Chazelle, tiene 30 años y una de sus pasiones, antes que dedicarse al cine, fue ser músico precisamente de jazz y casualmente tocando la batería. Es decir, como el personaje de Whiplash, Andrew Neiman, un joven de 19 años, batería que estudia música en el prestigioso Conservatorio de Música de la Costa Este.

Probablemente haya algo, poco o mucho, de Damien Chazelle en Whiplash, algo muy lógico por otro lado. Qué creador no ha tirado de experiencias propias para crear una historia ficticia y presentársela al mundo.

El éxito de Whiplash radica en que en sus 100 minutos de metraje atrapa al espectador desde el minuto uno. Andrew, interpretado por Miles Teller (Footloose, 2011; Aquí y ahora, 2013; la saga Divergente, 2014 y 2015; entre otras. En Whiplash realmente este actor supera con creces cualquier papel que hay realizado anteriormente) es un joven apasionado por la música, casi diría que hasta obsesionado. Quiere triunfar pero no a toda costa, quiere triunfar por ser el mejor y para ser el mejor hay que trabajar duro, sudar y en este caso hasta sangrar. Su pasión y obsesión crece cuando un profesor posa su dedo en él y le dice “tú sí que vales”. Ese profesor es Terence Fletcher, interpretado por J.K. Simmons, actor que se llevó su merecido Oscar a Mejor actor de reparto por esta interpretación. No quiero confundir, no le dijo “tú sí que vales”, solo posó su dedo en él y le invitó a formar parte de su clase, esa en la que todos los alumnos del Conservatorio quieren estar. Donde se encuentra la crème de la crème, los mejores. Terence Fletcher no es el profesor molón, el colega, pero de algún modo les inspira, les incita a ser mejores, aunque las técnicas que utiliza no son aconsejables: el insulto, el desprecio, la exigencia máxima. Bueno, la exigencia máxima no la desecho. Quizá se debería exigir más hoy en día a los alumnos. Y es aquí donde Whiplash invita al debate sobre las técnicas educativas y de motivación, sobre dónde está el límite o la raya imaginaria que no se debe traspasar, la raya a la que hay que llegar para incitar en el alumno el espíritu de auto exigencia con el cuidado de no introducirlo en la obsesión. Qué difícil.

Os invito a ver Whiplash y a comentar con nosotras. No hay nada más bonito en una película que mantenga la atención y provoque hablar de ella. Y encima tiene un gran final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 abril, 2015 por en Cine y etiquetada con , , , , , , , , , , .
En marcha y sin pausa

"El mundo es un rompecabezas cuyas piezas cada uno de nosotros arma de diferente manera." David Viscott

Universo Abierto

Blog de la biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

condensador de fluzo

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

Plásticos y Decibelios

Noticias musica, radio online y las mejores canciones, por Julián Ruíz

Periodistas de cine

Un blog llenito de spoilers para todos aquellos a los que les gusta leer el cine además de verlo.

Vengo a hablar de mi tele

Hablando se entiende la tele

Recomendaciones culturales: cine, música, series, libros

nomechillesquenoteleo

blog de creatividad audiovisual

A %d blogueros les gusta esto: